EL PORTAL DEL 11 /11/ 2019

Hola a todos mis queridos lectores, en esta ocasión les hablaré un poco de lo que he leído en relación  al Portal 1111, este es el portal más importante del año porque se combinan dos números maestros: 11/11, y nos preparará para el año 2020.

El Portal del 11/11 es el portal de portales, ya que nos va a introducir en un año 2020 que será muy intenso y agitado a nivel global, que nos removerá en todo sentido, sobre todo a nivel físico, emocional, mental, espiritual y energético, además que determinará como viviremos y sobrellevaremos ese año crucial a nivel individual y colectivo, es decir, será clave para la transformación definitiva de toda la humanidad.

El portal 11/11 es equivalente al 2:2, que a su vez se asocia a nivel numérico y energético con el año nuevo 2020, es decir. 2:2.

Ese mismo año, propiamente en el mes de abril, se presentarán tres (3) poderosos portales, exactamente los días: 4/4/2020 = 4/4/4, 13/4/2020 = 4/4/4, 22/4/2020 = 4/4/4.

Se dice, que hace 1000 años que no se vivía este doblete numérico, es decir, desde el año 1010; es por eso la importancia de estar atento a esa poderosa energía cósmica que se manifestará en ese año 2020, y que hará su apertura a partir del 11/11/2019.

Volviendo al presente, debemos estar atentos a las sensaciones emocionales que ya se vienen sintiendo desde hace meses, pero que se pueden ir acentuando en estos días previos al día 11/11, y posteriormente.

Ya venimos experimentando una gran limpieza. Afecciones físicas como gripes vibratorias, dolores en distintas partes del cuerpo como las articulaciones, los tobillos, las rodillas, las muñecas de las manos, congestiones nasales, así como cambios bruscos de temperatura.

Que nos cuesta descansar en la noche, el sueño se interrumpe repentinamente, nos despertamos entre las 3:00 am y las 4:30 am con mucha frecuencia, el cuerpo siente una gran densidad, agobio, dolores en la columna vertebral y las caderas, dolencias lumbares y trapezoidales, peso en las piernas y pies como si estuvieran hinchados, inflamación y dolor en la ciática.

Una de las sensaciones más desesperantes en ese proceso es sentir que nos asfixiamos, nos falta oxígeno, dolores de cabeza, migrañas, malestar en la garganta, dolencias en los oídos y la dentadura, calambres en varias partes del cuerpo, malestar del estómago o frecuentes nauseas.

Deseos inmensos de dormir más horas de las acostumbradas, o por el contrario, dormir pocas horas. Somnolencias y bostezos continuos.

Sueños premonitorios o de sucesos del pasado que no recordábamos o queremos olvidar.

Sentir el ataque de entidades oscuras, sobre todo en los sueños, ya que en estos tiempos de transformación, los seres de baja vibración están más alborotados que nunca debido a la alta vibración que están produciendo las energías y las radiaciones de luz que están irradiando y centellando al planeta con mayor frecuencia e intensidad.

Variación constante de los estados de ánimos, pasando repentinamente de estados de alegría, felicidad, paz a emociones de enojos, tristezas, depresión, ira, decaimiento, desánimo, muchas veces sin causa justificada.

Necesidad de descansar y apartarse de lo que ya cumplió un gran ciclo en nuestras vidas.

Buscar momentos de soledad sobre todo en lugares aislados para encontrar las respuestas que necesitamos, dentro de nosotros.

Sentir que no es necesario sostener más exigencias de las que el propio cuerpo tiene; él está y estará sometido a una gran tarea y ardua de presión energética. Dichas energías apuntan a dolores, a rupturas de viejos patrones, o viejas creencias.

Es posible que regresemos a viejas ilusiones que hemos dejado inconclusas y que han de ser removidas causando masivas destrucciones emocionales.

Debemos observar éstos procesos no como padecimientos ni algo negativo, sino como puro aprendizaje; esto nos llevará más profundo a nuestras sombras y oscuridades internas para ascender a una mayor vibración de Luz.

Cuantas personas han pasado por estos procesos creyendo que están enfermos, y cuando se hacen los exámenes médicos, descubren con asombro que están totalmente sanos. Entonces llega la desesperación por no saber que produce tanto malestar físico y emocional. La desesperanza de no tener un diagnóstico de lo que produce tanto dolor, y como tratarlo para sanarse.

Al estar claros que somos receptores de toda la energía que existe en el universo, entenderemos que ellas están produciendo cambios importantes y transcendentales en todo el cuerpo físico, en cada átomo, célula, molécula, partícula, fibra, glándula, órgano y sistema de nuestro vehículo, así como de los cuerpos energéticos que conforman todo nuestro Ser Divino.

Al absorber esas energías, el cuerpo se resiente; no está acostumbrado a recibir vibraciones de tan alta frecuencia, ya que son ondas electromagnéticas que provienen de las esferas de cuarta y quinta dimensión.

Todo duele, pero al descubrir que es la mente la que nos quiere hacer creer que esas molestias y cambios nos harán daños, caeremos en cuenta que realmente nos están transformando para nuestro bienestar; reconocer que si aceptamos estos cambios con agradecimiento y amor, los cuerpos físico  se irán adecuando y equilibrando a las nuevas energías hasta estabilizarse por completo.

Es importante saber que la fuerza de la energía de esos días será idéntica para todos, solo que la intensidad será determinada por la capacidad receptora de cada persona como instrumento o canal de luz.

La transformación es individual, por esta razón los tiempos para sanar el cuerpo, del crecimiento espiritual y la evolución del Ser serán distintos, y dependerá de cómo se encuentre cada uno en su momento presente.

A medida que el canal este más limpio producto del trabajo espiritual de años, más fácil fluirá la energía y la transformación será extraordinaria. Si la persona, presenta bloqueos u obstrucciones derivadas de las acciones de vidas pasadas o de esta vida, posiblemente la energía ingresará poco a poco, en menor proporción, sin embargo, de igualmente hará su trabajo de desbloquear, limpiar y depurar cada canal de luz de cada Ser, aunque en algunos casos sea doloroso, hasta lograr el resultado final que es la Sanación del Cuerpo y la Mente, el Despertar de la Consciencia y la Depuración del Alma.

En mi caso, he pasado por estos procesos muchas veces y algunos son dolorosos. Por momentos uno se siente morir de mil maneras. Pero después se produce un cambio, una transformación mágica que solo el que lo experimenta puede disfrutarlo.

Dentro de ti, en tu corazón, está la llave. Haz girar la llave, pide asistencia y la recibirás al instante. Al Universo, a tus Ángeles, tus Guías, los Maestros Ascendidos, están esperando que abras tu Portal del corazón para llenarte de amor y bendiciones.

En este momento supremo, esperado desde hace mucho tiempo se ha reunido de los cielos para apoyar y sostener el salto evolutivo del Planeta Tierra hacia la Era de la Paz. Y con toda la buena energía, vibrando en alto, empiece una era de Paz en el Mundo, pero recuerda que cada cambio que se refleja en el mundo, debe primeramente empezar por nosotros mismos.

images (49)

Fuente http://www.formarse.com.ar

“Beban mucha agua, respiren profundo, mediten y vibren en alta frecuencia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s